Te quiero ver. Es la frase que nos dejó para la posteridad el recordado ex preparador físico de nuestra Selección, Luis María Bonini, tras su partida a un mundo mejor, en una clínica de la capital, el día jueves.

La frase, que se nos quedó grabada para siempre, es apenas, uno de los legados que dejó este profesional de la actividad física, que nos dejó a los 69 años. En efecto, ya que aún no escucho una voz disonante de todos los que lo conocieron, que no destaque sus aptitudes como persona y como profesional.

quiero

Para esta sección, que no tuvo la suerte de conocerlo personalmente, es simplemente, integrante del cuerpo técnico que cambió los destinos de nuestra Selección Chilena de Fútbol.

En lo futbolístico, era Marcelo Bielsa ( desvinculado también en la jornada de viernes por el Lille francés ) el encargado de hacer brillar a esta generación dorada en cada encuentro, pero el responsable casi absoluto del cambio de mentalidad de nuestros futbolistas, fue precisamente, Luis María Bonini.

Los testimonios de quienes lo conocieron, en especial de sus ex dirigidos, van en la misma dirección, destacando sus formas, su manera de trabajar, su cercanía con el jugador. Como Bielsa no es tan cercano al jugador, era justamente él, quien hacía de nexo entre el plantel y el rosarino.

Pablo Contreras, cuenta que en su oportunidad, los jugadores le manifestaron al PF, que se encontraban cansados, producto de la intensidad de los trabajos. Cuando Bonini, le expresó la inquietud a Bielsa, éste, interrogó uno por uno a los jugadores, sin que ninguno le reconociera la inquietud planteada al Preparador Físico, sino todo lo contrario. Al momento del reencuentro de Bonini con el plantel, el argentino tiró “se cagaron entero”, ante la risotada general de los que se encontraban en ese momento.

La dupla Bielsa-Bonini, que comenzó su idilio el año 92 dirigiendo al Atlas mexicano y lo terminó hace un par de temporadas en Bilbao, pasando por el poderoso América, Vélez Sarfield, Español de Barcelona, Selección Argentina y por su puesto nuestro combinado, jamás destrabó su vínculo, explicando de esta forma, el rosario que sostenía en sus manos Bielsa, cuando su ex Lille, definía a penales su paso a la siguiente fase de la Copa Francia, 20 días atrás.

La prensa especializada, hizo caricatura de ese momento, desconociendo los verdaderos motivos por el que seguramente Bielsa, se mostraba con la imagen religiosa públicamente. No tenemos dudas que aquel momento, tuvo que ver con el conocimiento de la enfermedad que culminó con la partida de su fiel escudero el día de ayer.

A propósito de los días que se nos vienen, con el aporte solidario de los chilenos ante una nueva Teletón, recordada es la motivación con que el “profe” arengó a nuestros compatriotas en la justa que encabeza Don Francisco, el año pasado

quiero

Johnny Herrera, que compartió más en la U, que en la Selección con el desaparecido ex preparador físico, declaró que aquella imborrable arenga de Bonini a chupete Suazo, en las escalinatas del Centenario para afrontar el segundo tiempo ante los locales, tocó la fibra más íntima no sólo del goleador Sanantinino, sino que la de todos los jugadores.

Y es que ese era Luis María Bonini, capaz de modificar una situación futbolística, por esa condición humana que entregaba con tanta intensidad y que probablemente hacía ingresar al campo de juego, con una carga extra al jugador que estaba bajo su mando, como lo reconocieron sus ex dirigidos tras su partida.

Como aporte final, solamente acotaremos que cuando Bielsa le comunica a Bonini que arregle sus maletas porque se van a dirigir a Chile, la respuesta de quien ya no está con nosotros fue “A Chile, y que vamos a ir a hacer a Chile ?” sin imaginar que con la llegada de estos argentinos a nuestro país, estaban cimentando las bases de los momentos más gloriosos vividos por la Selección Chilena.

Pero lo que menos pasó por la cabeza de Bonini, al aceptar el ofrecimiento de Maynne-Nichols,fue el arraigo que logró con nuestra sociedad (pareja chilena incluída) y mucho menos, que sus últimos días, los viviría en esta tierra lejana que aprendió a querer. La respuesta con signo de interrogación, que le dio a Bielsa antes de su arribo a Chile, está más que contestada, siendo nosotros, los que estaremos eternamente agradecidos, con la decisión de ese cuerpo técnico, de venirse a trabajar a Chile.

Comentarios

comentarios

Compartir