Día redondo en el camino de Roger Federer. Después de sufrir un doloroso tropiezo en Suttgart ante su amigo Haas, la hierba de Halle ha sido más amable con el de Basilea y le ha entregado su 92º trofeo como profesional, el noveno dentro del templo que más veces conquistó. No fue Alexander Zverev el rival más peligroso este domingo, pero la experiencia y la mejor adaptación a la hierba, supuso una diferencia abismal entre ambos contendientes.

images (3)

“Esperaba un partido más difícil. Viendo el partido de ayer, la manera en la que jugó ante Gasquet, me hizo pensar que hoy sería una tarea complicada además de porque él ya me había ganado aquí el año pasado. Este año ya jugó muy bien contra mí en la Copa Hopman. Había sido muy difícil jugar contra él en las dos últimas citas. Sin embargo, esta mañana hablando de las tácticas con Ivan he sentido que podía jugar controlando la situación y no como en muchas ocasiones me pasó con Khachanov. He tenido la suerte de comenzar muy fuerte al principio, justo como quería. A partir de ahí jugué muy bien, muy rápido, fallando poco. Fue genial”, analizó el helvético en sala de prensa.

images (2)

La prensa alemana le preguntó hasta qué punto es bueno que Zverev se desgaste cada semana jugando individuales y dobles. En Halle, por ejemplo, alcanzó ambos finales, aunque no ganara ninguna de las dos. “Es bueno para hacerte más duro en los partidos, todos lo hemos hecho en el pasado. A su edad yo solía jugar dobles en Wimbledon y US Open. Para nosotros es algo normal. Simplemente nos hemos acostumbrado a que los mejores jugadores de individuales no jueguen nunca dobles, incluso si lo hacen pensamos que es un error. Para mí es un error, pero creo es genial lo que está haciendo. Está trabajando en su juego. Puede pasar algún tiempo con su hermano, le ayudará a madurar y aprender en esta etapa tan importante de su carrera, aunque está claro que habrá momentos en los que no deba o no pueda disputar ambos cuadros. Lo importante es que no pierda fuelle en el singles. Ganar ayer el dobles después de vencer a Gasquet supone un gran esfuerzo, para mí tiene mucho mérito”, confesó el suizo sobre su rival.

El triunfo en Halle le asegura, además, ser tercer cabeza de serie en Wimbledon. Algo que tampoco le preocupa especialmente. “No creo que esta decisión haga que vaya a tener éxito en Wimbledon, o más éxito que si hubiera sido cuarto o quinto cabeza de serie. No veo ventajas ni desventajas, si quieres ganar el torneo tienes que vencer a los mejores de todos modos. Habrá gente que piense que ahora no me tendré que enfrentar antes con los mejores, pero no me molesta. Ni siquiera sabía que podía estar en los cuatro primeros hasta hace un día, así que no era realmente importante”, reconoce.

descarga (2)

Con cuatro títulos en seis torneos disputados, muchos se preguntan cuánta importancia está teniendo en esta aventura Ivan Ljubicic. Según Roger, bastante. “Por supuesto que tenemos mucho que hablar en el grupo. Hemos sido capaces de resolver ciertas cosas, más allá de cómo estaba mi golpe de derecha o mi golpe de revés. Hemos discutido todo tipo de aspectos con en el equipo. Me gusta su forma de ser durante los partidos en el terreno de juego, en el entrenamiento, y fuera de él es un buen amigo mío y, por supuesto que ha hecho su contribución a estos éxitos. Es por eso que le tengo y el equipo también le ha dado las gracias una vez más después del partido”, confiesa el campeón de 18 Grand Slams. Aunque de esos 18, hay algunos más importantes que otros.

“Probablemente mi primera victoria en Wimbledon, París 2009 y tal vez la última en Australia, estos tres son muy especiales para mí. Imposible olvidar también mi segunda victoria en el US Open, donde tenía que defender mi título allí y fui capaz de vencer a Agassi con el público de su parte, fue muy dramático porque todo el mundo pensaba que si ganaba él podría poner fin a su carrera. Me alegro de haber sido capaz de experimentar el Grand Slam al completo, por decirlo de alguna forma. El tenis me ha permitido experimentar un montón de hermosas situaciones en mi carrera”, rememora el actual número 5 del mundo.

images (1)

“Ganar una vez más Wimbledon es mucho decir, sería muy agradable experimentar algo así, por supuesto, sobre todo por mi familia, mi equipo, mis fans, mi país, por todo. Esa victoria haría que todo se proyectara más allá del propio registro o la estadística. Las cifras serían solo in efecto secundario agradable que a veces se piensa, pero lo realmente importante sería el efecto que tendría en las personas y no tanto en los libros de historia”, señala un Roger que, de momento, quiere relajarse y no pensar en la competición.

“No sé si volveré a ganar otra vez este torneo, así que quiero disfrutarlo. Voy a tomarme un par de días de descanso y luego comenzaré a entrenar en Wimbledon. Veré en qué condiciones se juega este año y esperaré a que se haga el sorteo del cuadro, entonces miraré los días en que juego y luego iré tomando decisiones día a día. Es bastante simple”.

Comentarios

comentarios

Compartir