Después de 4 horas y 48 minutos de partido ante el luxemburgués Gilles Müller, Rafael Nadal compareció ante los medios con el gesto torcido, alicaído tras un amago de remontada que a punto estuvo de consumarse. El balear, que peleó hasta caer 15-13 en el quinto parcial, se marchó de Wimbledon cabizbajo pero con el deseo de volver el año que viene a un torneo que desde 2011 no le ve entre los ocho mejores. Recogemos las palabras del español en la rueda de prensa posterior.

Así analizó el español el grueso del encuentro, del que extrajo el insuficiente nivel que mostró en el arranque. “No he jugado a mi mejor nivel en los dos primeros sets, he cometido un par de errores que me han hecho jugar todo el tiempo por debajo en el marcador y eso hace más difícil competir ante un jugador como él. Jugó muy bien, sobre todo en el quinto set. Yo estuve compitiendo hasta la última pelota, con la actitud correcta. Probablemente no jugué mi mejor partido pero jugué ante un rival realmente incómodo”.

Nadal no escondió la oportunidad perdida, en una edición en la que podía haber hecho algo importante. “He perdido en cuarta ronda, no es el resultado que esperaba. He jugado algunos buenos partidos pero al mismo tiempo, y a decir verdad, no quería perder hoy. Analizando positivo el torneo, jugué algunos buenos partidos, jugué mejor que otros años, pero estaba para hacer cosas importantes este año… perdí una oportunidad”.

Rafa terminó analizando el último set, donde mostró una buena actitud, la misma que tuvo Müller, que sumada a su gran nivel, le dieron la victoria. “Tuve mis oportunidades y él cometió errores, pero no fue suficiente. Es cierto que jugué bien en el último set, fui agresivo pero él también jugó muy bien. Fui durante muchos juegos siempre por detrás, 0-15, 0-30, y cuando estás mucho tiempo en esas situaciones puedes terminar perdiendo, es lo que pasó. Jugué con una pasión y actitud correctas. Él sirvió muy bien, yo intenté de todo, peor él fue muy consistente, realizó muy buenos tiros y eso es todo”.

Por su parte, Rafa Nadal se ha golpeado la cabeza justo antes de salir a la cancha entes del partido ante Müller en Wimbledon. El español pasaba por debajo de una puerta, justo antes del encuentro y se ha golpeado la cabeza al saltar demasiado alto.

Tras el fuerte golpe, que incluso se alcanza a escuchar en la grabación, Müller volteó a ver al ibérico para ver qué había pasado, por lo cual Nadal no tuvo otra que comenzar a reírse.

De todos modos el balear batalló durante casi 5 horas antes de caer derrotado en 5 sets ante Gilles Muller. Este partido le ha hecho dejar dos nuevos récords que probablemente permanecerán ahí por mucho tiempo y es que ha sido el más largo de su carrera en cuanto a juegos (65) y en el que consiguió el mayor número de saques directos (23). Sin embargo, uno de los que se proyectaba como favorito, dijo adiós en el tercer grand slam de la temporada.

Por último,

 

Comentarios

comentarios

Compartir