No era fácil la tarea de Juan Antonio Pizzi, cuando asumió el desafío de dirigir la selección de Chile sus antecesores Marcelo Bielsa y Jorge Sampaoli habían dejado la vara demasiado alta. Ambos con una mentalidad y un fútbol totalmente distinto y diferente a los entrenadores de antaño. En su estilo, de perfil bajo, con su trabajo, con su estilo de juego, con sus resultados, instala a la generación dorada en otra final ¿Si logra el título Juan Antonio Pizzi se trasformará en el entrenador más éxitos de Chile?

El mérito de Pizzi es ser fiel a su estilo y fiel a su convicción de juego. Es decir, convencer a los jugadores que su estilo no es el mismo de Bielsa y Sampaoli. Chile con los dos anteriores entrenadores era más vertical, más rápido en el transito del balón desde el sector defensivo para llegar a lo ofensivo.

Conf Juan Antonio Pizzi (8)

Cuando asume el entrenador argentino-español fue claro y preciso, eso lo reflejó más que en declaraciones, se reflejó en el terreno de juego. Chile bajo una velocidad, su principal misión es tener el control del balón, controlar el partido, para presionar y comenzar a construir su fútbol. Sabe que estos jugadores pueden competir con cualquiera, hasta con los mejores del mundo, que su idea y estilo está muy definido.

Ahora, sobre la pregunta de inicio. Para algunos el resultado, los torneos y las copas ganadas lo es todo, algunos piensan que ganar es lo único que vale, el que no lo logra no sirve para nada. Respetando todas las opiniones, estoy en la vereda del frente, por sobre el resultado, indudable que ganar es importante, pero también está en la forma que se gana, y esa forma es la expresión de juego de un equipo, como juga, bien o mal. Hay varios campeones del mundo que no fueron los mejores en lo netamente futbolístico, no vale el caso mencionarlos.

Respeto el estilo del entrenador de Chile, pero no lo comparto del todo. Personalmente, no sirve mucho tener el balón y no hacer daño en el sector de ofensiva, Chile encontró un Portugal pragmático, timorato y no fue capaz de derrotarlo, sin desmerecer el triunfo en los penales, sin desmerecer el trabajo global del equipo, sin desmerecer la tranquilidad y finiquito de Vidal, Aránguiz y Sánchez, sin desmerecer las extraordinarias atajas del héroe de la jornada, el capitán Claudio Bravo. En todo caso, en los 120 minutos creo que fue mejor que su rival y mereció algo más que el 0 a 0.

En lo personal, por el momento no soy capaz de determinar si Juan Antonio Pizzi es el entrenador más exitoso de Chile, si gana la Copa Confederaciones quizás muchos lo trasformen el más exitoso, pero de algo estoy convencido, no será el mejor.

Comentarios

comentarios

Compartir