La generación dorada no pudo con Alemania y se quedó con el segundo lugar de la Copa Confederaciones. A Chile no se le puede recriminar nada, fue superior ante un pragmático, efectivo, y duro rival.  No lo pudo superar es verdad, pero realizó todo lo que tenía a su alcance para  tratar de vencer al campeón del mundo.

¿Qué tiene mejorar el equipo de Pizzi?  Lo primero que se me viene a la mente, su finiquito, ser más certero en la definición, Chile llega constantemente a la portería rival, especialmente en sus dos primeros partidos de la fase de grupo contra Camerún y Alemania. En la final también llegó en forma clara y permitió la gran actuación del sólido y eficiente portero alemán, Ter Stegen.

La Roja fue fiel a su estilo y sello, a lo que su técnico quiere imponer. La única critica que se le puede hacer es su excesivo control del balón, que a veces se refleja en una menor velocidad para llegar a la portería rival o tener mucho el control del partido y no hacer demasiado daño en el sector de ofensiva.

Otros piensan que la Roja necesita un 9, un centro delantero, pero estará esa idea instalada en la mente de su entrenador. Pizzi ha demostrado una convicción, es fiel a su estilo, pero también tiene otro mérito es bastante flexible. No hay que olvidar que en las clasificatorias utilizó a Mauricio Pinilla en la goleada frente a Venezuela. También tenía en la lista a Castillo y Mora, ambos por lesión no pudieron estar en esta competencia. El entrenador nacional es bastante flexible.

Otra alternativa, buscar un 10, muchos hablan del retronó de Jorge Valdivia, otra oportunidad para Matías Fernández, ambos con mucho recorrido y experiencia. El Mago regresó al fútbol nacional, tendrá que mostrar todo su talento y calidad, si juega constantemente en la competencia local lo más probable que tenga su oportunidad.

La otra idea, quizás la más difícil y complicada. La Renovación, comenzar a buscar el recambio para la “generación dorada”. Paulo Díaz demostró que está a la altura, el estar en el medio trasandino le dio otro estatus, en experiencia y exigencia. Valencia puede ser una buena alternativa en el medio campo, va en alza y cada día progresa más, si se va al medio brasileño sería lo mejor para él.

Ahora, Chile tiene que mirar las clasificatorias, tratar de llegar por tercera vez consecutiva a un Mundial, y seguir consolidando su estilo. La Roja de Pizzi puede competir contra cualquiera, es reconocida y respetada a nivel mundial.  A pesar de que sus jugadores y todo un país querían su tercer título consecutivo, a esta generación, a este equipo, no se le puede recriminar absolutamente nada.

Comentarios

comentarios

Compartir