Ochenta y ocho medallas, veintiun de ellas de oro. Ese es el saldo en números de la delegación nacional que nos representó en los Juegos Sudamericanos de la Juventud Santiago 2017.

Pero más allá de las frías cifras, lo realmente rescatable es que la cita que se desarrolló en Santiago cumplió con su objetivo de develar y preparar a una importante base de deportistas que se espera explote en los Juegos Panamericanos que albergará nuestro país en el año 2023.

Es así como disciplinas como la esgrima, el remo, el ciclismo y el atletismo tuvieron alzas considerables en sus curvas de rendimiento, así como otras que también se prodigaron en medallas como el tenis de mesa, karate, taekwondo, boxeo, entre otras.

Santiago 2017
Canotaje en la laguna de Piedra Roja en Chicureo

Punto aparte es lo hecho por la esgrima donde nuevamente el aporte de los coachs extranjeros se hizo notar, la mano de Raúl Peinador se notó en el trabajo desarrollado por el equipo chileno encabezado por la joven Katina Proestakis.

Brasil se escapa y Argentina se estanca

A nivel regional, Brasil confirmó que es por lejos la potencia deportiva más importante de este rincón del mundo. Pero lo que llamó la atención, fue el estancamiento en el rendimiento argentino, que comienza a ceder terreno a Colombia que se afianza en el segundo lugar de Sudamérica.

El buen trabajo que han hecho los cafetaleros desde hace años, enfocándo sus esfuerzos en aquellas disciplinas donde por tradición cosechan más éxitos ha dado resultado y es así que en deportes como el ciclismo o el levantamiento de pesas no encuentran rivales.

Catalina Soto destacó en el ciclismo de pista.

Argentina en tanto ha ido cediendo espacios y ya ni siquiera en los deportes por equipo aparece como el indiscutido que era antes. Eso se vio en el basquetbol donde el equipo masculino argentino cayó en las semifinales ante Chile.

Nuestro país por su parte mejoró sustancialmente desde el año 2011 y logró recuperar el sitial de cuarta potencia sudamericana sobrepasando a Ecuador y sobretodo Venezuela que nos había arrebatado ese puesto.

Ahora resta lo más importante. La difícil transición entre el deporte juvenil y el adulto, donde muchos de nuestros deportistas naufragan por la falta de oportunidades que existen en nuestro país para desarrollar su deporte.

Ya sea por trabajo, estudios o simple desinterés, muchos de nuestros deportistas abandonan sus disciplinas en esta etapa de la vida, por lo que la principal tarea de nuestras autoridades es garantizar que por lo menos estas 88 medallas sigan su camino rumbo a los Panamericanos y por qué no hacia los Juegos Olímpicos de Paris en 2024.

Fotos: Víctor Montalva y archivo Juegos Sudamericanos.

Comentarios

comentarios

Compartir