La hora de la verdad llegó en Wimbledon para las integrantes del circuito de la WTA, pues tras la disputa de los octavos de final el lunes, llegó el turno de definirse los cuartos en la llave femenina y con novedades de bulto.

Había un partido que acaparaba la mayor atención, ya que si Simona Halep le ganaba a Johanna Konta sería la nueva N°1 del mundo, pero al perder, la líder del ranking de la WTA del próximo lunes será Karolina Pliskova.

Por eso, Halep, actual N°2 del listado mundial, se jugaba muchísimo ante la esperanza británica. La rumana ya tuvo la posibilidad de desplazar a Angelique Kerber de la cima pero esa chance se le escapó al caer ante la sorpresiva letona Jelena Ostapenko en la final de Roland Garros. Ahora su posibilidad era en otra instancia, en cuartos de Londres ante una Konta (sexta favorita) que se ilusionaba con arruinarle la fiesta.

La caída de Kerber ante la española Garbiñe Muguruza en octavos le hará ceder la cima a la alemana. Ella está rindiendo muy mal desde que se convirtió en líder al conquistar el US Open 2016. Por eso si Halep se metía en semifinales de WImbledon la superaba en el ranking el lunes, pero al perder la rumana, será Pliskova, pese a que la checa fue eliminada rápidamente en La Catedral, quien celebró llegar a la cima del tenis.

A sus 26 años y séptima jugadora del ranking mundial, Johanna Konta se ha convertido en la nueva heroína de Wimbledon, en un fenómeno a lo Andy Murray en versión femenina. Si el escocés relevó a Fred Perry, el campeón eterno, desde 1936, la jugadora nacida australiana aspira a un trofeo que no gana una tenista local desde que lo hiciera Virginia Wade en 1977.

Konta ha revolucionado la ‘Catedral’, la Pista Central del All England Club, remontando el partido de cuartos ante la rumana Simona Halep, que con la derrota perdió la opción de ser número uno mundial, se lo ofreció directamente a la checa Karolina Pliskova , que sustituirá a la alemana Angelique Kerber en el ranking WTA del lunes día 17 de julio.

Konta ha vencido 6-7 (2-7), 7-6 (7-5) y 6-4, y es la primera británica en semifinales desde Virginia Wade, cómo no, en 1978. El jueves se enfrentará a una experta en la materia, la estadounidense Venus Williams , pentacampeona del torneo y que alcanzó su décima penúltima ronda en esta cita de Grand Slam derrotando a la reina de Roland Garros, la letona Jelena Ostapenko, por 6-3 y 7-5.

Cuarenta años después, la afición británica vuelve a soñar con una campeona individual femenina, a la vez que empuja al número uno Andy Murray en su defensa de la corona. Konta nació en Sidney, pero se decidió por la nacionalidad británica en 2012.

En su formación pasó por la Academia Sánchez-Casal, en Barcelona, y por Gijón, junto al técnico Esteban Carril, con quien rompió la relación profesional en 2016, temporada en la que alcanzó las ‘semis’ del Open de Australia.

Konta jugará en semi con la estadounidense Venus Williams, de 37 años y única en carrera que ya ganó este certamen. La ex-N°1 WTA se coronó cinco veces en el césped del All England Club y sueña, sin su hermana Serena en competencia porque será mamá, con una proeza histórica.

La británica Johanna Konta, a semifinales de Wimbledon 2017 tras vencer a Simona Halep

La mitad superior del cuadro presentaba a Muguruza, décimo cuarta cabeza de serie, como candidata. Si bien no llegaba en gran nivel, fue finalista en Londres en 2015 y hoy Garbiñe fue Garbiñe. El cielo plomizo, que descargó durante la mañana londinense para bañar la hierba inglesa, retrasó prácticamente una hora el inicio del primer duelo de semifinales respecto al horario programado. Pero Muguruza pisó la Pista 1 del All England Club para abrirse paso a toda velocidad en las semifinales de Wimbledon, después de superar a la favorita No. 7, Svetlana Kuznetsova, por 6-3, 6-4, en 75 minutos.

La española, con la confianza de haber derrotado en la cuarta ronda a la No. 1 del mundo Angelique Kerber, no titubeó en el inicio y mandando con su revés fue remando hacia la victoria desde el set inicial. Primero, levantando dos puntos de break en el tercer juego, e inmediatamente después, convirtiendo la única opción que dispuso para romperle el servicio a la rusa (3-1). Con un 76% de puntos adjudicados con su primer saque, Muguruza conservó la ventaja para asegurar el set (6-3).

En apenas media hora, Garbiñe imprimió un ritmo frenético al partido, agresiva desde el fondo, buscando puntos cortos. A pesar de registrar una hoja de servicios sin apenas tiros ganadores (4), la No. 15 del mundo se llevó 18 de sus 27 puntos en el primer set en puntos disputados en menos de 4 golpes. Hasta entonces Kuznetsova no había cedido un solo set en esta edición de Wimbledon.

Atacando con insistencia la zona de revés de Muguruza, para tratar de abrir la pista y atacar con la derecha, la rusa pareció irse sintiéndose cada vez más cómoda sobre la pista. Buscaba soluciones ante la avalancha de potencia que desde el otro lado de la red generaba la española en cada golpe. Pero en apenas veinte minutos volvió a recibir dos nuevas amenazas en forma de puntos de break. El primero logró salvarlo con una exhibición de muñeca en la red, pero a la segunda oportunidad Garbiñe cerró su segunda ventaja del partido con una derecha ganadora (3-2).

La cabeza de serie No. 14 permaneció inmune al resto, a pesar de la habilidad de Kuznetsova para acercarse al break (0/3). Con templanza, madurez y acierto detrás de la línea, Muguruza se hizo fuerte en el servicio para encadenar tres juegos más con su saque y poner rumbo a las semifinales de Wimbledon por segunda vez en su carrera (2015 y 2017). Le espera Magdalena Rybarikova ganadora de Coco Vandeweghe. Eso sí, Garbiñe ya se ha asegurado una plaza en el Top 10.

La veteranía de Venus Williams se ha impuesto a la frescura de Jelena Ostapenko. La pentacampeona de Wimbledon ha batido a la reina de Roland Garros. En ausencia de Serena, embarazada, emerge su hermana mayor, en semifinales a sus 37 años y 29 días, unos días más joven que cuando Martina Navratilova llegó a la final de 1994, el antecedente más reciente en longevidad.

Venus se estrenó en Wimbledon meses antes de que naciera Ostapenko, a la que ha vencido por 6-3 y 7-5, y se las verá en la penúltima ronda con la mejor del choque entre la británica Johanna Konta y la rumana Simona Halep, que de vencer se aseguraría el número uno mundial en detrimento de Angelique Kerber. En caso contrario, el liderato del ranking sería para la ya eliminada Kristina Pliskova.

Venus Williams dominó en la ‘Catedral’ en 2000, 2001, 2005, 2007 y 2008, y sumará este jueves su décima presencia en las ‘semis’ del All England Club, donde ya ha igualado a Serena en partidos ganados en este torneo, 86. Por delante, en la era profesional, siguen Martina Navratilova (120) y Chris Evert (106).

Venus, undécima en la clasificación ATP, volverá al top-10 mundial, a cuyos pies se queda Ostapenko, que precisaba un triunfo para debutar en el ‘top ten’.  La norteamericana regresa a ‘semis’, iguala ya su resultado de 2016, sin olvidar que esta misma campaña disputó la final del Open de Australia, cayendo ante Serena Williams. Su palmares de Grand Slam está detenido en siete coronas individuales: a las cinco de Wimbledon une dos Open USA, en 2000 y 2001.

Cuartos de final:

Garbiñe Muguruza (ESP) (14) a Svetlana Kuznetsova (RUS) (7),  6-3, 6-4 

Venus Williams (USA) (10) a  Jelena Ostapenko (LAT) (13),  6-3, 7-5 

Johanna Konta (GBR) (6) a Simona Halep (ROU) (2),  6-7 (2), 7-6 (5), 6-4 

Magdanea Rybarikova (SVK) a Coco Vandeweghe (USA) (24),  6-3, 6-3 

Comentarios

comentarios

Compartir