Dentro de algunas horas ha de jugarse uno de los partidos más cruciales de nuestra Selección Nacional el que, por ello, ha sido denominado el  encuentro de “seis millones de dólares “, en referencia al impacto económico que significa estar o no en el próximo Mundial de Rusia.

La sola idea de encontrarse en esta inconfortable situación nos hace plantearnos quién fue o quiénes son los responsables que ello pueda suceder si consideramos que, hasta hace poco, esta selección integrada por jugadores de realce internacional y que recientemente disputara mano a mano con el campeón del mundo Alemania y obtuviera por segunda vez el título de Campeón de América, se encuentre al borde de su eliminación.

Por supuesto que el DT, quien fue degradando tácticamente su jerarquía que la transformaba, no sólo en imbatible sino que, además, la ubicaba entre las mejores del Mundo.

Pizzi juega de otra forma, tiene otro estilo, es menos osado que sus antecesores y solo el envión de su saludable juego le permitió cosechar resonantes triunfos. Pero ya la selección no es la misma.

Cuando decide buscar sus raíces pérdidas lo hace siempre con ataduras que le restan su potencial donde precisamente marcaba sus diferencias con otras, a saber, menos presión, menos ataque, menos profundidad, más contenida y, por ende, menos intensa.

Selección Nacional

Pizzi es un buen hombre y en rigor tampoco la selección es un desastre pero claramente ya no es la misma. Pero los jugadores también aportaron su cuota y no sería justo responsabilizar solo a su DT. Actos de indisciplina, desconcentración, personalismos e inconductas en la cancha fueron deteriorando aportes individuales.

Pero reconozcamos también que el tema de las lesiones afectaron la composición de equipos más estables.No hay que llorar sobre la leche derramada y hay que sobreponerse a esta cruda realidad y pensar que esta noche frente a Brasil volverá la magia y nos instalaremos nuevamente en el sitial de los mejores y se clasificará.

No es fácil pero tampoco imposible. A todos los males señalados viene al menos una buena noticia: Aranguiz se ha recuperado y podría ser de la partida. No es determinante, pero ayuda, Mucho se ha perdido pero, a la vez, mucho se puede recuperar.

Comentarios

comentarios

Compartir