Comenzó la etapa de octavos de final del principal torneo de esta parte del subcontinente, donde lamentablemente no hay equipos chilenos, tras ser todos eliminados en las fases previas.

En el primer de los duelos del martes, el brasileño Gremio derrotó como visitante al argentino Godoy Cruz por 1-0 (parcial 1-0), partido de ida, jugado en el estadio Malvinas Argentinas, en Mendoza.

Ramiro anotó el gol para el triunfo del equipo brasileño en una de las primeras jugadas del partido, disputado bajo una intensa lluvia.

El desquite se jugará el 9 de agosto en Porto Alegre, y el ganador de esta serie se medirá en los cuartos de final con el vencedor del choque que protagonizarán el brasileño Botafogo y el uruguayo Nacional.

En uno de los partidos más trascendentes de su historia, Godoy Cruz empezó de la peor manera el juego, ya que a los 44 segundos el equipo brasileño estaba en ventaja, en una acción que comenzó con un tiro libre de Kannemann que derivó en el desborde de Pedro Rocha y el centro atrás que Ramiro envió a la red, ante el desconcierto mendocino.

Durante un buen rato, Gremio manejó a voluntad el partido y generó varias situaciones de riesgo, frente a un Godoy Cruz que no hacía pie, quedaba al borde del nocaut y reaccionaba de la peor manera, con violentas infracciones que no fueron suficientemente castigadas por el árbitro peruano Carrillo.

El local estuvo cerca de perder los estribos y se cargó de faltas y de amonestados, y a punto estuvo Gremio de aumentar con un tiro libre de Luan que reventó el travesaño.

Sin embargo, cuando se calmó, Godoy Cruz mejoró notoriamente su producción y emparejó el desarrollo del juego, y empezó a acercarse al área visitante, y así generó un par de ocasiones para llegar al empate, en una incursión de Correa que obligó a una buena intervención del arquero Marcelo, además de un cabezazo de Olivares que salió por arriba del arco.

El partido cambió en la segunda parte, porque el local se asentó un poco más y frenó los embates de Gremio, aunque de todos modos le costó llegar con frecuencia al área visitante, en un período con menos acciones de peligro.

El equipo gaúcho empezó a conformarse con la ventaja por la mínima y a replegarse, con oficio para tratar de contener a Godoy Cruz en el mediocampo y sin retroceder de manera excesiva, con mucho ajuste en las marcas.

Igualmente, Godoy Cruz estuvo muy cerca de llegar al empate poco después de la media hora, con un cabezazo del ‘Morro’ García que obligó a una estirada salvadora de Marcelo Grohe para sacar el balón del ángulo.

Aunque con margen mínimo, Gremio se llevó a Porto Alegre un excelente resultado con miras al desquite, y empezó a encarrilar una eliminatoria frente a un Godoy Cruz que dentro de cinco semanas se verá obligado a buscar una auténtica hazaña, si quiere revertir la llave y seguir adelante en la Libertadores.

Por su parte en el otro duelo de anoche, el argentino River Plate, se impuso  2-0 al Guaraní de Paraguay en Asunción,  donde el delantero Ignacio Scocco, de tiro libre a los 36 minutos, y Marcelo Larrondo, de cabeza a los 87 minutos, marcaron los goles del club ‘millonario’. El partido revancha entre ambos clubes se disputará en Buenos Aires el 8 de agosto.

Tras una primera media hora en la que se alternaron la pelota y llegaron con cierto peligro a las áreas, River Plate se puso adelante en el marcador con un tiro libre de Scocco, reciente fichaje del ‘millonario’ para la Copa y el próximo torneo argentino.

El exdelantero de Newell’s desde la izquierda venció con un disparo con curva al portero paraguayo Alfredo Aguilar, que se lanzó impotente hacia su palo izquierdo.

El tanto se produjo a los 36 minutos de juego, justo cuando el cuadro aurinegro había conseguido emparejar las acciones y se aproximaba a la valla defendida por el portero argentino Augusto Batalla.

Para mayor fortuna de los visitantes, que llevaron a Asunción a unos 5.000 seguidores,  el tiro libre de Scocco cambió el panorama del partido con un River jugando más tranquilo, mientras que el elenco guaraní se veía preocupado para llegar al empate.

En la segunda mitad, River manejó bien la pelota y fue sometiendo a Guaraní con su juego de balón, al tiempo que el elenco de casa le apostaba al contragolpe como arma para acercarse al arco ‘millonario’.

Pero el tiempo fue pasando y en un momento de desconcentración de Guaraní, River logró el segundo gol en su cuenta.

Fue obra del hombre de refresco, el chileno-argentino Marcelo Larrondo -ingresó por el goleador Scocco a los 62-, de cabeza a los 87 minutos, tras un tiro libre de Gonzalo Martínez.

Con el tiempo cumplido, los jugadores de River Plate celebraron la victoria eufóricamente.

Comentarios

comentarios

Compartir