Roger Federer hizo nuevamente historia este domingo en Wimbledon, al ganar su octava corona y también el decinoveno Grand Slam de su carrera, tras vencer en un emotivo partido al croata Marin Cilic.

Tras el duelo, el suizo manifestó su emoción por el “duro trabajo” realizado para conseguir la gesta, además de expresar que “es mágico” el no ceder sets en el torneo, además de apuntar a su deseo de volver a jugar en el césped londinense.

“Mejor que ganar el trofeo es sentirme sano, eso significa mucho para mí. Trabajé muy duro para estar aquí. Seguí creyendo y soñando. Espero que no sea mi último partido y pueda volver aquí el año que viene a defender el título”, declaró entre aplausos el tenista con más títulos, en el cuadro masculino, del certamen británico.

El flamante monarca también dedicó palabras de apoyo a Cilic, quien jugó lesionado durante gran parte del compromiso: “Jugar con una lesión es muy cruel, eres un héroe. Te quiero felicitar porque hiciste un torneo buenísimo, deberías estar muy orgulloso y espero que podamos jugar mejores partidos”, sentenció el campeón.

 

 

Comentarios

comentarios

Compartir