Pasadas las horas de la semifinal disputada por Chile y Portugal, se acrecienta la labor de Claudio Bravo en ese partido.

Tanto durante el partido mismo, como especialmente en la ronda final de penales, fue desequilibrante, y figura excluyente del partido.

El gesto espontáneo de todos sus compañeros, levantándolo en andas luego del partido, refleja un sentimiento compartido por todos los chilenos.

Las declaraciones posteriores de los protagonistas hablan también de un respeto hacia su persona, de una admiración, y también de sentirse acogidos por el gran capitán.

bravoclau4

El crecimiento de Bravo ha sido notable, paulatino y constate, y por qué no decirlo, inesperado. Así como generalmente es insospechado para los jóvenes jugadores pensar que jugarán en los grandes clubes de Europa, que serán figuras de partidos y torneos, y que levantarán copas inéditas para el país que representan.

Todo eso ha logrado Claudio Bravo. Pero lo de la semifinal con Portugal es consagratorio. La prensa deportiva mundial ha reaccionado sin ahorrar elogios para el capitán de la Roja. Hasta en Inglaterra, lugar en el que le han dado bastante duro en sus malos momentos, lo destacan como figura absoluta del partido.

No es fácil lograr esa unanimidad de criterio, sobre todo cuando en la cancha habían figuras como Cristiano Ronaldo, Alexis Sánchez o Arturo Vidal.

Claudio Bravo los superó a todos, y se puso en un nivel superior, tanto en la parte técnica, como en los aspectos emocionales.

Hasta se dio tiempo para una arenga final a sus compañeros previa a los penales. En ese momento de tensión absoluta, cuando ya no quedaban energías, y la victoria o la derrota sólo dependían del temple, la experiencia y la jerarquía, Bravo derrochó cualidades como para convertirse en la gran figura de este torneo.

Más allá de lo que pase el domingo en la final contra Alemania, lo de Bravo el miércoles quedará escrito con letras de oro en la historia deportiva de nuestro país.

bravoalexis3

Comentarios

comentarios

Compartir