El rey herido quiere recuperar su trono. Novak Djokovic acude a Wimbledon 2017 con la motivación de volver a ser luchar con garantías por un gran título, y lo hace tras una semana en Eastbourne que le habrá servido para resetear y recargar las pilas. La novedad que supone la incorporación de Mario Ancic a su equipo de trabajo puede ser el punto de inflexión que aporte aire fresco y energías renovadas al genio balcánico. De sus declaraciones se desprende un gran aplomo e ilusión por hacerlo bien en Londres.

images (5)

Novak comenzó su intervención en rueda de prensa refiriéndose a su semana previa en el torneo ATP 250 Eastbourne, donde alzó el trofeo que le acreditó como campeón hace apenas 24 horas de su rueda de prensa en Londres. “Ha sido una buena decisión jugar allí. No lo había hecho habitualmente jugar en semana previa a un Grand Slam pero esta vez sentía que necesitaba adaptarme al juego sobre hierba, especialmente en los desplazamientos”, argumentó un sonriente Djokovic. “Ha sido una buena decisión porque la experiencia me ha gustado mucho, tanto dentro como fuera de pista”.

Inmediatamente, Djokovic fue preguntado por la sorprendente noticia que saltó hace apenas unas horas, en las que se situaba a Mario Ancic como el nuevo miembro de su equipo de trabajo. “Él era uno de los jugadores con los que mantuve una relación más estrecha mientras estuvo en activo. Nos tenemos un gran respeto, pasamos tiempo fuera de pista y nos comunicamos fácilmente”, señaló Novak que no dudó en mostrar su admiración hacia SuperMario. “Es uno de los jugadores más talentosos que yo he visto nunca. Fue una auténtica lástima que tuviera mala suerte con las lesiones y tuviera que retirarse”, dijo Novak que destacó las virtudes del croata.

descarga (2)

“Es un tipo muy educado e inteligente, respetado por todo el mundo en el circuito. Estoy muy contento de contar con él y con André Agassi junto a mí. Veremos cómo fluye todo en este torneo y decidiremos qué hacer en el futuro”, sentenció un filosófico Djokovic, que reflexionó sobre el momento vital que atraviesa. “Durante años, he basado mi felicidad en ganar partidos de tenis y no quiero que estoy vuelva a ser así. Obviamente quiero ganar todos los partidos que juego pero tengo una aproximación diferente a lo que representa el juego para mí por los momentos que atravieso en mi vida últimamente”, dijo el que fuera campeón en Wimbledon en 2011, 2014 y 2015.

Pero esa actitud relativizadora del tenis no implica una pérdida de ganas o motivación, según el propio Djokovic. “Sigo aquí, con gran motivación por mantenerme en la élite y estoy muy contento de poder continuar viviendo experiencias en el tenis profesional”, aclaró. Novak Djokovic debutará en Wimbledon 2017 ante Martin Klizan, un peligroso rival ante el que deberá poner sobre la mesa su mejor nivel de tenis.

Comentarios

comentarios

Compartir