Más allá del juego de palabras, el defensor chileno Paulo Díaz se ha transformado en una pieza clave para el cuadro de Boedo, en una primera parte de esta Súperliga argentina que tiene al equipo del Papa Francisco, entreverado entre los candidatos para coronarse por allá en Mayo del 2018, como el primer campeón con este formato que crearon en AFA, bajo la sugerencia de la FIFA, a modo de cambiar todo lo que existía anteriormente bajo la dictadura del fallecido, Julio Humberto Grondona.

Lo cierto es que hasta aquí, la única modificación que hemos observado a la distancia, es el cambio de nombre en los torneos que organiza AFA, ya que siguen existiendo los mismos vicios de temporadas anteriores, como planteles sin cobrar, partidos sin público visitante, con una violencia de las hinchadas que sólo advertimos en el país vecino, con estadios que se caen a pedazos y que no han sido renovados en más de 50 años, con alguna excepción como la cancha de Boca, pero que ante este panorama tan negativo, hay algo que destaca por sobre las distintas ligas del mundo, que es la pasión  que imprimen los futbolistas argentinos en cada juego de esta Súperliga con la disputa del balón como si fuera la última de la vida y eso para los que somos espectadores neutrales, nos invita Domingo a Domingo a no despegarnos del balompié trasandino.

Díaz

Si a eso le agregamos los habituales destellos de calidad de sus futbolistas, igualmente estamos ante un torneo realmente apasionante, con el añadido que en el país del Tango, cualquiera le puede ganar a cualquiera. En este contexto, el comienzo de Boca Juniors en esta Súperliga, fue sencillamente arrollador, con ocho victorias consecutivas, amenazando seriamente el record impuesto por el San Lorenzo de Almagro del 2001,dirigido magistralmente por nuestro compatriota, Manuel Pellegrini, con 11 triunfos en línea, lo que hasta el día de la fecha, se ha transformado en una marca insuperable que ya se extiende por 18 años.

Pero nada es para siempre y la derrota del cuadro de los mellizos Barros-Schelotto, ante el Racing del que era técnico Diego Cocca hace 10 días, y lo decimos en tiempo pretérito, porque el martes recién pasado, dejó de ser el entrenador de la Academia, tras el revés sufrido el sábado último ante su tradicional rival, Independiente, en clásico de Avellaneda, con el agregado que los diablos rojos, actuaron con equipo alternativo, por la semifinal que sortearon exitosamente ante Libertad de Paraguay el día martes, que los depositó en la final de la Copa Sudamericana.

Una muestra mas, con la pasión que se vive el fútbol al otro lado de la cordillera, que con la salida de Cocca, son 12 los técnicos que iniciaron la Súperliga que ya no continúan en sus clubes, tras el mismo número de fechas, ratificando que la pasión y las urgencias, son exclusivos del balompié trasandino.

Pero a la derrota contra Racing, hay que sumarle la última en el Gigante de Arroyito,por la cuenta mínima, ante Rosario Central de Alfonso Parot, lo que ya da pábulo para algún comentario de una mini crisis, por estas derrotas en línea, lo que además significó que el sorprendente Unión de Santa Fe y el mencionado San Lorenzo, queden a sólo 3 unidades de los 24 que posee el equipo xeneize

En el caso de los Gauchos de Boedo, que de ganar este jueves, dormirán como líderes, algo que no estaba en la lógica de nadie luego de la salida del uruguayo Diego Aguirre y la asunción del interino y ex ídolo del club, “Pampa” Biaggio, que ha hilvanado una campaña que a Matías Lamens y Marcelo Tinelli, Presidente y vice respectivamente, los ha hecho dudar, respecto de buscar un entrenador definitivo, y que a nuestro criterio, lo van a confirmar como técnico oficial.

El “Pampa”, con una conducción que mas bien va en dirección de la continuidad de lo realizado por su antecesor, contempla en su defensa al chileno Paulo Díaz, en forma permanente, porque además de no perder un cabezazo en área propia como en área rival, hacer inexpugnable su banda para quien se atreva a transitar el sector derecho, de cerrar cuando la jugada se lo indica con ambos perfiles, de jugar en cualquiera de los 4 puestos de la defensa, marcando su polifuncionalidad, y que como si esto fuera poco, se ha transformado en una pieza clave a la hora de celebrar en el arco rival.

En este espacio, habíamos destacado la semana pasada, lo importante que fue el chileno en la victoria como forastero ante San Martín de San Juan, anotando el 2 a 1 parcial, mediante golpe de cabeza en un tiro de esquina, tanto como lo que aconteció el último fin de semana en el Nuevo Gasómetro, en la victoria sobre Argentinos Juniors, por la cuenta mínima, con anotación de Nico Blandi a los 10 minutos de juego.

Díaz

Pero ud.se preguntará que tiene que ver el chileno en todo esto, muy fácil, mientras acomodaba el balón para ejecutar el tiro libre, el encargado Belucci, y se iban ubicando en la zona penal los centrales Gonzalo Rodríguez y Caruzo, además del propio Blandi, también se iba acomodando como no queriendo la cosa, el defensor chileno, y adivine que, ante la seña del talentoso ejecutor del tiro libre, fue el propio defensor nacional que le gana a todos con un frentazo espectacular que el arquero rival tapa como puede para que el goleador azulgrana, con arco a su merced, marque la única cifra del partido.

Por supuesto, que no se trata de una casualidad el permanente protagonismo de este chileno, hijo del ex zaguero central, Ïtalo Díaz, que jornada tras jornada, se hace más querido por el hincha Sanlorencista, y que cuando llegó de la mano de Pablo Guede, nadie imaginó los alcances a los que llegaría este connacional que se ha convertido en una pieza fundamental para el buen momento de San Lorenzo de Almagro.

Comentarios

comentarios

Compartir