Tengan por seguro que estos días no serán los mejores para Dan Evans. El tenista de Birmingham, número 50 del mundo esta semana, se convertía hace unas horas en noticias tras afirmar él mismo en sala de prensa su positivo en cocaína en un test médico del pasado mes de abril. Rápidamente se encendieron todas las alarmas, con las opiniones y los juicios dibujando un panorama en el que el británico tenía todas las papeletas para no salir bien parado. ¿Qué mejor que uno mismo para dar la cara y reconocer el error? Así fue como quiso hacerlo el jugador.

images (6)

“He cometido un error y ahora debo hacerle frente. De todas formas, es importante que se sepa que este capítulo sucedió fuera de la competición y en un contexto totalmente alejado del mundo del tenis. En ningún momento me estoy justificando, lo que ha ocurrido es un comportamiento inaceptable para un profesional”, reconoce Evans en declaraciones recogidas por la BBC.

El escándalo estalla durante el torneo ATP 500 de Barcelona, semana en la que resulta el positivo, aunque no se haya dado a conocer hasta dos meses después. Evans, inmerso en su mejor temporada como profesional, arrancó la temporada en Sidney alcanzando su primera final en el circuito (perdió ante Gilles Muller), para luego acompañarla en el Open de Australia pisando por primera vez una segunda semana de Grand Slam. Grandes noticias para este hombre de 27 años que incluso se había convertido en un fijo en las convocatorias del equipo de Copa Davis de su país.

images (7)

“Siento que he defraudado a mucha gente: a mi familia, a mi entrenador, a mi equipo, a mis patrocinadores, al tenis británico y a mis fans. A todos ellos me gustaría pedirles disculpas desde lo más profundo de mi corazón. Para mí esto ha sido una experiencia triste y humillante”, añade el de Reino Unido, completamente abatido tras conocerse la noticia y a la espera de ver qué castigo le espera a cumplir en los próximos tiempos.

Según la Federación Internacional de Tenis (ITF), un jugador puede ser sancionado hasta cuatro años debido a una violación antidopaje. No importa que sea la primera, como es el caso de Evans, así que el tiempo y la justicia dirán y pondrá al británico en el lugar que le pertenece. De momento parece que jugar Wimbledon resulta ya un imposible, sería el primero de muchos torneos con la ausencia del británico.

Comentarios

comentarios

Compartir