Con pinzas, pero el panameño Jezreel Corrales se quedó con el cetro Superpluma de la Asociación Mundial de Boxeo al llevarse una decisión mayoritaria sobre el mexicano Robinson Castellanos.

Un cabezazo que provocó un gran corte en el pómulo derecho de Castellanos obligó a ir a las tarjetas en el décimo episodio del pleito realizado en el Forum de Inglewood, California.

Los jueces dieron tarjetas de 94-94, 94-93 y 96-92 a favor del canalero, quien visitó la lona en dos ocasiones en el cuarto episodio, en el que terminó cortado de la ceja derecha. Sin embargo, Corrales pudo enviar al tapiz al mexicano al final del séptimo, lo que, al final, le permitió quedarse con el fajín de las 130 libras en la velada de Golden Boy Promotions.

Fue una pelea dura, vistosa y disputada. Corrales arrancó bien con su boxeo, pero la dureza en los nudillos de Castellanos le dio muchos problemas en la parte intermedia del duelo, a tal grado de que se le vio desesperado y sin estrategia definida en el ring.

Sin embargo, el “Invisible” Corrales recuperó la concentración, volvió a soltar las manos con combinaciones de tres a cuatro golpes y logró sumar puntos mientras que Castellanos buscaba el nocaut sin éxito.

Finalmente, un nuevo cabezazo cuando arrancaba el décimo cortó las acciones y ahí tuvieron que irse a las tarjetas.

Con este resultado, Corrales mejoró a 22-1 con 8 nocauts y Castellanos se quedó con 24-13 y 14 fueras de combate.

Comentarios

comentarios

Compartir