Una de las victorias más importantes de la carrera de Marin Cilic, que se encamina a su primera final en la hierba del All England Tennis Club. El croata vence a Sam Querrey, que mostró debilidades en momentos no tan críticos. Un partido rápido en cuanto a tiempo de ‘rallies’, pero intenso por el buen nivel que mostraron ambos tenistas, siempre en sus características habituales y que deja a Cilic a las puertas del trofeo.

El marcador fue 6-7 (6), 6-4, 7-6 (3) y 7-5 en un partido que se alargó a las dos horas y 56 minutos de partido, y que sirvió para que el cabeza de serie número siete, accediese a su segunda final Grand Slam.

Acudía a Wimbledon con el objetivo de mejorar los cuartos de final conseguidos el pasado año, y finalmente lo consiguió. Parte como cabeza de serie número 24, y tuvo un hueso duro de roer como es Marin Cilic, uno de los tenistas más finos en esta temporada de hierba y uno de los grandes favoritos a conquistar el título final. Venía cansado el tenista croata, tras su paliza de la ronda anterior ante el luxemburgués Gilles Muller, pero apenas se notó, ya que estuvo inconmensurable durante todo el partido.

Se desató una fiera batalla de saquetazos, en los que había que estar tremendamente concentrado para no dejar ni un resquicio al rival. Es más, ninguno de los dos tenistas tuvo opciones de romper el servicio de su rival, aunque parecía que Querrey se encontraba algo más fino en el partido. Finalmente, el tenista norteamericano se mostró fiero en los momentos cumbres del tiebreak, y se lo adjudicó por un ajustadísimo 8-6.

Todo cambió durante el segundo set, y es que lo que durante la primera manga caía del lado de Querrey, en esta ocasión era Cilic el encargado de dominar los puntos, y es que la necesidad de empatar el partido se antojaba vital para el devenir del encuentro. Sam parecía no tener problemas a la hora de contener los ataques del tenista croata, pero a la cuarta opción de rotura del número cinco del mundo, Querrey claudicó y permitió que Marin se hiciera con la segunda manga por 6-4, y por ende empatara el encuentro a un set iguales.

En el tercer parcial se desataron las hostilidades al resto. Ambos jugadores se activaron de piernas y aprovecharon la reducción en el porcentaje de primeros saques, para poner más pelotas en juego y equilibrar aún más si cabe el partido. Un break por parte de cada uno, condujeron el encuentro a otro tiebreak, en el que Cilic eligió bien cada golpe realizado, y poniéndose por delante por primera vez en el partido por un parcial de 7-3.

Llegaba el cuarto set y el tiebreak parecía erigirse como la única opción posible para desequilibrar el encuentro por parte de Sam Querrey, que conseguía que Cilic no cogiera la moto y se marchara rápidamente en el marcador, pero dicho aguante solo iba a durar once juegos, y es que Marin consiguió cerrar el partido al resto y conseguir el pase a la gran final de Wimbledon, donde espera rival del duelo que enfrentará al checo Tomas Berdych y al suizo Roger Federer.

Comentarios

comentarios

Compartir