Como si nunca hubiera sucedido. La Comisión Atlética de Nevada decidió cambiar el triunfo de la pelea de Guillermo Rigondeaux contra Moisés Flores a “no decisión”, que borra lo sucedido el sábado 17 de junio y mantiene intactos los records de ambos boxeadores.

Dino Duva, en representación de Roc Nation, defendió los derechos del cubano en una audiencia pública celebrada este lunes en Las Vegas, pero evidentemente la Comisión tenía una decisión tomada de antemano.

Sin embargo, el equipo del rey de las 122 libras en versión de la AMB, ya tiene identificado un nuevo objetivo: Vasyl Lomachenko, al punto de estar dispuesto a pasar por encima de un viejo obstáculo.

“Le hemos dicho a Lomachenko y su manager Egis Klimas que estamos listos para ascender a las 130 libras”, reveló el consejero de Rigondeaux, Alex Bornotte. “¿Eso no es lo que ellos pedían para hacer la pelea? Pues los estamos complaciendo. La pelota está del lado de ellos. Vamos a ver qué hacen”.

Por lo pronto, Klimas se ha limitado a referir cualquier intento de negocio a la promotora de Lomachenko, Top Rank, la cual difícilmente acepte un choque entre los dos bicampeones olímpicos.

Si bien no es lo mejor para su carrera, el veredicto de “no decisión” abre ciertas puertas a Rigondeaux, quien tal vez no se vea obligado a efectuar una revancha contra Flores, si así lo dispone la AMB.

“Rigo puede subir a 126 o 130 para combatir allí sin tener que abandonar su faja de las 122 libras”, agregó Bornotte. “Ahora mismo estamos revisando todas las alternativas posibles, pero el objetivo principal es Lomachenko”.

El guerrero de Santiago de Cuba había sido declarado ganador el sábado 17 de junio por nocaut sobre Moisés Flores al final del primer asalto por el mismo comisionado del boxeo en La Ciudad del Pecado.

Pero gracias a la insistencia de HBO, y especialmente su narrador estrella Jim Lampley, la comisión revisó varias veces el video, donde se determinó que Rigondeaux había golpeado tras el sonido de la campana.

De manera irónica, la “no decisión” ratifica un poco lo que ha sido la carrera de Rigondeaux en los últimos tiempos, porque dejaría al cubano sin nada para mostrar en lo que va de 2017, y quién sabe por cuánto tiempo más.

Lo bueno es que la controversia lo ha puesto a un nivel de relevancia que no se advertía desde que derrotara con su mejor faena en el ring a Nonito Donaire. Rigondeaux fue despojado del triunfo, pero se ganó la atención.

Comentarios

comentarios

Compartir