Olimpia y Nacional, en duelo de equipos paraguayos, pactaron un empate en su partido de segunda fase de la Copa Sudamericana de fútbol.

Parecía que el choque sería de mayor marcador, pues todo ocurrió temprano: Adam Bareiro puso a Nacional al frente al minuto 18 y al 22 Walter González igualó el tanteo.

Y así transcurrió el resto hasta el pitazo final, para dejar a ambos onces en igualdad de condiciones y la decisión de su serie, para saltar a octavos será cuando efectúen la revancha, el 2 de agosto.

Nunca antes esos clubes se habían medido en una competencia de este tipo, pero bien se conocen de los torneos domésticos, en el más reciente de todos, el Apertura, los dos con notas poco satisfactorias.

Los minutos finales fueron dramáticos. Los dos equipos se soltaron en busca del triunfo. En el ida y vuelta, Salgueiro estuvo a punto de anotar a favor de Nacional.  En Olimpia, se sucedieron incontables oportunidades de gol en los pies de Camacho, Santacruz, Julián Benítez y el juvenil Ruiz Díaz.

Este último, figura promisoria del conjunto decano del fútbol paraguayo, mostró algunos fulgores de sus habilidades, que hicieron apostar a los especialistas por un futuro promisorio en grandes equipos internacionales.

El Bolívar boliviano aventajó hoy 1-0 aquí al Liga de Quito ecuatoriano en encuentro de ida de la segunda ronda de la Copa Sudamericana de fútbol.

Los anfitriones lograron el triunfo con un autogol del argentino Hernán Barcos a los 52 minutos, quien desvió el balón a su arco en un intento por despejar un tiro libre de Juan Arce, en el estadio Hernando Siles, ubicado a tres mil 604 metros sobre el nivel del mar.

El club visitante pasó apuros en el debut oficial del argentino Pablo Repetto como director técnico del plantel, y pese al revés, el resultado de 0-1 no es tan negativo, de cara al partido de vuelta el 2 de agosto en el estadio Rodrigo Paz Delgado de Quito, y ahora Repetto, de 43 años, tendrá poco más de dos semanas para encontrar un mejor funcionamiento colectivo.

El compromiso tuvo pocas acciones de profundidad en el ataque. El Bolívar apeló a reiterados pases y lento tránsito del balón, pero sin jugadas al primer toque ante un equipo rival replegado a la defensa y con un juego brusco por momentos.

A pesar del limitado planteamiento de la formación ecuatoriana, tuvo un primer chance claro de diana por intermedio de un cabezazo del capitán del equipo, Hernán Barcos, que encontró bien parado al guardameta celeste, Matías Dituro, quien pudo despejar el balón hacia el tiro de esquina.

En la segunda mitad y luego del autogol de Barcos, el Bolívar pudo aumentar las cifras, con un remate de Edemir Rodríguez, quien no pudo definir bien y aprovechar el mal posicionamiento del portero ecuatoriano Leonel Nazareno.

Comentarios

comentarios

Compartir